Los hologramas no hacen compañía

Como el animé japonés, Gonzalo Gossweiler se apropia de elementos y temas de la ciencia ficción clásica y los hace hablar en un idioma singular a través de cuentos que transcurren en un territorio difuso entre Tokio y Buenos Aires. A contramano de la moda, los mundos de sus relatos no son distópicos, pero están atravesados por una rara melancolía....
Loading...